quarta-feira, 22 de junho de 2011

II TESSALONICENSES CAPÍTULO TRES

II TESSALONICENSES CAPÍTULO TRES

Este capítulo da Bíblia é uma severa crítica contra a preguiça e a ociosidade. O trabalho não faz mal. Desde cedo, ainda criança, as pessoas devem aprender a fazer as atividades domésticas e serem produtivas. A preguiça é pecado e por causa dela, muitos entram na vida do crime, porque querem viver na moleza.
(Por: Escriba Valdemir Mota de Menezes - audio em português)



(FRANCE LANGUAGE)
II Thessaloniciens CHAPITRE TROIS

Ce chapitre de la Bible est une critique sévère contre la paresse et l'oisiveté. Le travail ne fait pas mal. Dès le début, un enfant, les gens devraient apprendre à faire les tâches ménagères et d'être productifs. La paresse est un péché et à cause de cela, beaucoup entrer en vie de la criminalité parce qu'ils veulent vivre dans une brise.
(Par: Scribe Valdemir Mota de Menezes - Audio en portugais)


video


PARTE 2

video

quarta-feira, 8 de junho de 2011

INCIDENTES ENTRE JOSEFO Y EL NUEVO TESTAMENTO

el texto a seguir demonstra mi posición sobre los incidentes entre Josefo y el Nuevo Testamento, estoy de acuerdo con la explicación de:

Los Escritos de Josefo y
Su Relación con el Nuevo Testamento
por Greg Herrick, Th.M. Traducido por: Juan Fernando Saa


---------------------------------

Dos Incidentes Paralelos entre Josefo y el Nuevo Testamento

A.Juan el Bautista (Ant. 18. 5. 2; Mateo 3:1-12; Marcos 1:3-8; Lucas 3:2-17; Juan1:6-8 y 19-28.


1. Puntos Principales de Acuerdo

a. Josefo, y Mateo y Marcos, se refieren a Juan como el Bautista.
b. Josefo dice que Juan llamó a los Judíos a ejercitar la virtud, esto es, justicia entre ellos y devoción a Dios. Mateo dice que Juan enseñó, a aquellos que bautizaba, a producir frutos dignos de arrepentimiento. Lucas dice básicamente lo mismo y va un poco más lejos, al ofrecer ejemplos de cómo se puede mostrar el arrepentimiento (compartiendo túnicas, cobrando la cantidad apropiada de impuestos; a los soldados, utilizando la fuerza adecuadamente y no para ganancia deshonesta, no dando falso testimonio contra otro).
c. Muchas gentes, de acuerdo con Josefo, venían a escuchar sus palabras. Mateo, Marcos y Lucas
dicen que grandes multitudes siguieron a Juan y eran bautizados por él. Juan dice que los Judíos enviaron sacerdotes y Levitas para interrogarlo.
d. Josefo parece indicar que los seguidores de Juan eran muy fieles a él (118). Los seguidores de Juan, de acuerdo con los Evangelios y Hechos 19, eran bastante fieles a él y su mensaje.
e. De acuerdo con Josefo, Herodes envió a Juan a prisión en Maqueronte (al lado oriental del Mar
Muerto) y ahí lo hizo matar. Los escritores del Evangelio afirman que Juan fue puesto en prisión por
Herodes, a pesar de que no indican donde.


2. Puntos Principales de Desacuerdo
a. Josefo dice que algunos Judíos pensaban que la destrucción del ejército de Herodes fue debido al
asesinato de Juan—un juicio de Dios. Los escritores del Evangelio no registran tal interpretación de la derrota de Herodes. No hay registro en ninguno de los cuatro Evangelios de que Dios haya destruido los ejércitos de herodes como resultado de haber matado a Juan injustamente.
b. Josefo no da el área del ministerio de Juan, pero los escritores del Evangelio, tomados en conjunto, indican que Juan ministró fuera del territorio de Antipas, en Jerusalén, Judea y las áreas vecinas (áreas alrededor del Jordán).
c. En Josefo, Herodes Antipas temía a Juan debido a que pensaba que, con la gente que lo seguía, Juan podía encabezar una rebelión. Herodes quería condenarlo a muerte sobre la base de la sospecha y nada más.
Los escritores del Evangelio dicen que Herodes quería matar a Juan porque él había predicado contra su matrimonio ilícito con Herodías. Al final, fue el capricho de Herodías, conspirando con su hija, lo que condujo a la muerte de Juan (Mateo 14:3 ss; Marcos 6:17 ss; Lucas 3:19, 20).
d. Josefo dice que el bautismo de Juan no era para la remisión de pecados, sino para la purificación del cuerpo, debido al hecho de que el alma ya había sido purificada por el regreso de la gente a la justicia, previo a la venida al bautismo de Juan. Los escritores del Evangelio parecen indicar unánimemente que el bautismo de arrepentimiento de Juan era para la remisión de pecados, y Mateo y Marcos aseveran que la
gente estaba confesando sus pecados a Juan, significando que ellos no tenían justicia previa per se, al
menos como Josefo parece indicar.

e. Josefo no conecta a Juan con Jesucristo. Todos los escritores del Evangelio hacen la conexión en
términos para nada inciertos.

3. Conclusión
Las áreas principales de acuerdo son lo suficientemente substanciales como para servir de base para un
intento de armonizar las áreas de desacuerdo. Los puntos (a) y (b), bajo las áreas de desacuerdo, no afectan
la historia esencial y, como tales, realmente no presentan un problema. El punto (c) no es realmente una
contradicción—ambos pueden ser ciertos al mismo tiempo. Quizás Herodes estaba nervioso acerca de las
grandes multitudes que seguían a Juan y, combinado con el hecho de que Juan había condenado
abiertamente el matrimonio de Herodes, debilitando así su posición entre la gente, hizo que Herodes
quisiera darle muerte. La hija de Herodías fue realmente justo la ocasión para el hecho.
El punto (d), donde Josefo dice que el bautismo de Juan era para la purificación del cuerpo y no para la
remisión de pecados, parece estar en oposición a los relatos del Evangelio. Dada la precisión de los relatos
del Evangelio4, parecería que Josefo no estaba enteramente en lo correcto en lo que pensaba acerca del
ministerio de Juan. Cualesquiera que fueran las fuentes que usó, ellas parecen representar una tradición
ligeramente distinta de la de los escritores del Evangelio. El hecho, también, de que Josefo registra
únicamente afirmaciones generales respecto a la ética de Juan, y los Evangelistas, por otro lado, registran
descripciones detalladas de sus parlamentos, me hace pensar que los escritores del Evangelio estuvieron
expuestos a los detalles reales de su mensaje. Por supuesto, Josefo no había nacido aún cuando Juan
predicó, y los Evangelistas pueden, de hecho, haber escuchado de Juan de primera mano.
Más aún, Josefo parece tener el hábito de referirse a la “responsabilidad ética Judía” como “piedad y
justicia”5. Si este es el caso, como afirma Mason, entonces parecería que la única preocupación real de
Josefo es presentar a Juan como una persona Judía muy ética—por cuanto incluye su fórmula “piedad y
justicia”—y no necesariamente resaltar los detalles de su mensaje. Quizás esto explica en parte el propósito
diferente atribuido al bautismo de Juan por los Evangelistas, en oposición al ofrecido por Josefo6.
El último punto (e) ha causado problemas a algunos escolares. Steve Mason7 piensa que los escritores
del Evangelio han anexado a Juan para sus propios propósitos, más allá de cualquier cosa que el Bautista
hubiera previsto. De acuerdo con Mason, ellos tenían más motivos para usar a Juan para su propósito, que
Josefo para el suyo. Por tanto, la descripción del Bautista de Josefo muestra más acertadamente a Juan
como él era. Más aún, Mason afirma que trazos del verdadero Juan en el N.T. aparecen en: 1) La inquietud
de Juan de si Jesús era el Cristo y 2) los discípulos de Juan en Efeso, quienes no sabían acerca de Jesús o el
Espíritu Santo (cf. Hechos 19:1-7). Estos incidentes, dice Mason, muestran la “integridad” de Juan sobre y
contra su presentación por parte de los Evangelistas como un anunciador del Mesías.
Parecen haber varios problemas con esta visión. Mientras que no hay duda de que las Escrituras son, en
cierto sentido, propaganda, es algo diferente afirmar que lo que ellas aparecen reportando como historia es
realmente una distorsión de la historia. Es Juan el Bautista quien históricamente afirmó su conexión con
Jesús; y los escritores del Evangelio registran esta tradición—a menos, por supuesto, que ellos estuvieran
4 Los relatos del Evangelio fueron escritos por personas dentro, más o menos, de la tradición de
Juan. Ellos probablemente deben ser aceptados, antes que los de Josefo, para representar más precisamente
su propia tradición. Además, Josefo no escribe acerca de Juan como un fin en sí mismo, o aún para
describir los comienzos de la fe Cristiana, sino que usa el incidente como parte de una larga apología de la
nación Judía. En este sentido, Juan permanece como un Judío modelo en medio del tratamiento injusto de
Herodes. Y, el hecho de que Dios aparentemente había juzgado a Herodes de acuerdo con Josefo, parece
confirmar esto aún más. Pero cf. Steve Mason, Josefo y el Nuevo Testamento, (Peabody, MA: Hendrickson,
1992), 153, 54, piensa que las dos descripciones son esencialmente similares.
5 Ibid, 153.
6 Uno se pregunta también si Josefó no pensó acerca de Juan como un Esenio. Después de todo,
Juan vino del desierto y (en la mente de Josefo) enfatizó la pureza ritual.
7 Mason, 155-63.

poniendo palabras en la boca de Juan que él nunca habló o sugirió. Si este es el caso, entonces cómo
sabemos que cualquier cosa afirmada como histórica en la Escritura realmente es fiel a los hechos?8
El uso de Mason del incidente descrito en Hechos 19:1-7 para soportar la identidad y mensaje del
verdadero Juan no se sostiene, ya que este presupone que estos discípulos entendieron correctamente a
Juan, pero el texto claramente indica que no fue así. Pablo les dijo explícitamente que parte del mensaje de
Juan era para creer en el que venía después de él (19:4). Por tanto, la comprensión de los discípulos del
mensaje de Juan, en contraste con lo que afirma Mason, estaba errada. En consecuencia, no puede ser usado
para recrear un “Juan” que se ubica fuera de la tradición de los escritores Evangelistas. De hecho, hace
completamente lo contrario: confirma aún más la presentación de Juan en el Evangelio, como aquel que
precedió al Mesías.
No es necesario enfrentar a Josefo con los escritores del Nuevo Testamento en este punto. Josefo,
como alguien que no está en el movimiento Cristiano, no asoció a los dos hombres—quizás no conoció esta
relación. Si la conocía, quizás no se ajustaba a su propósito al escribir, el relacionarlos para el lector en ese
momento. Su interés en su escrito no es catalogar los inicios y desarrollos dentro del Cristianismo—él está
tal vez más interesado, como afirma Mason, en desarrollar una apología de la gente Judía9.

quinta-feira, 2 de junho de 2011

JUAN - CAPÍTULO TRES

El escriba Valdemir Mota de Menezes está leyendo el capítulo tres del libro biográfico de Jesús, según Juan el apóstol en este texto que describe la maravillosa entrevista que el sabio Judio, Nicodemo tenía con Jesucristo.


video